Agenda abierta para mentorías

Mujer menopausia haciendo abdominales sobre un banco de gimnasia

¿Es cierto que la menopausia engorda?

Peso y menopausia son dos términos que se relacionan con demasiada facilidad. 

Ya sea por el miedo que tienen las mujeres a que su cuerpo se descontrole en esta etapa vital o porque los datos de exceso de peso en este grupo poblacional son preocupantes, lo cierto es que algo ocurre para que el cuerpo de las mujeres cambie considerablemente.

Hola Mejor Amiga de la Menopausia!

Bienvenida de nuevo a mi blog 🙂

Adelgazar en 2024

Hoy quiero tratar un tema complejo y delicado a la vez. Teniendo en cuenta las fechas en las que se va a publicar este post, muchas mujeres van a estar pensando en proponerse adelgazar como meta para el 2024. 

Vamos a analizar este propósito: «quiero adelgazar en 2024». No se trata de un objetivo específico ni es medible. ¿Cómo voy a adelgazar? ¿Cómo lo voy a medir? ¿Cuánto voy a adelgazar? Si esto no lo tengo claro, difícilmente podré crear un plan para lograrlo.

Tampoco queda claro que sea un objetivo alcanzable y realista. La verdad es que dependerá del contexto de la persona. Tal y como está expresado, perder medio kilo en 2024 podría darnos el propósito como logrado. Y también podríamos perder 20 kilos y no sentir que hemos alcanzado nuestro objetivo. 

Otra cosa importante cuando nos fijamos objetivos es el tiempo que vamos a tardar en lograrlos o la fecha en la que daré mi objetivo por logrado, ¿tendré que esperar a las uvas del año que viene para dar mi objetivo por cumplido?

Con esto quiero hacerte reflexionar sobre lo importante que es que nos marquemos bien los objetivos de salud en particular y de la vida en general. Pero de esto os hablaré en otro artículo. 

¿La menopausia engorda tanto como creemos?

Ya que estamos en ese momento del año en la que tantas mujeres van a iniciar algún tipo de dieta o cambios de hábitos, quiero hablarte de los cambios físicos que ocurren en la transición y en la posmenopausia. 

Creemos que los cambios hormonales que ocurren en esta etapa son los responsables del aumento de peso. Muchas mujeres llegan a mi consulta quejándose de que la menopausia les ha hecho acumular una gran cantidad de grasa corporal, sobre todo en la zona abdominal. ¿De verdad es así? 

En el año 2019 se publicó un artículo que estudiaba cómo afecta la transición a la menopausia a la composición corporal de la mujer. Este trabajo ha tirado por tierra la idea de que en esta etapa vital la mujer sube de peso. La idea de que la menopausia engorda o, dicho de otra manera, que la menopausia hace subir de peso no es tan cierta como creemos. 

¿Sorprendida? Sí, yo también me sorprendí cuando lo leí. Te lo resumo a continuación. 

Lo que nos dice la ciencia sobre el aumento de peso en la menopausia

Lo que verdaderamente ocurre en esta etapa vital es un cambio en la composición corporal de la mujer. Durante la transición a la menopausia (recuerda que puede durar entre 7 y 10 años), hay un aumento acelerado de la grasa corporal.

En paralelo, se produce un descenso también acelerado de la masa muscular como consecuencia de la pérdida de estrógenos.

Un año y medio después de la menopausia (última regla), hay una estabilización y se frenan tanto el aumento de grasa como el descenso de masa magra. 

El resultado neto, y la conclusión a la que llega este estudio, es que estos cambios en la cantidad de grasa corporal y de masa muscular son muy similares en términos absolutos, es decir, en kilos.

Esto tiene una implicación importante: no hay cambios significativos en la tasa de aumento de peso al entrar en la transición a la menopausia. Es decir, esos cambios corporales no se reflejan en la báscula más allá de 2-3 kilos de más. 

Factores que afectan a la composición corporal

Entonces, ¿por qué tantas y tantas mujeres dicen que es entrar en la transición a la menopausia y dejar de reconocerse en el espejo? La respuesta, que es sencilla, pero esconde una gran complejidad, es la siguiente: nuestra composición corporal no solo depende de las hormonas, amiga. 

La edad de la transición a la menopausia es un momento complejo en la vida de la mujer que no permite que priorice su autocuidado como lo podía hacer antes: una maternidad tardía, exigencias profesionales y laborales, padres dependientes, problemas económicos, problemas familiares, de pareja… la lista podría seguir.

Como consecuencia, muchas mujeres que antes hacían ejercicio físico con asiduidad, ahora lo abandonan, abusan del alcohol más de lo que son conscientes, se saltan comidas o reducen el consumo de proteínas pensando que así adelgazarán. Ya hablé de ello en este post, donde decía que hacer dieta engorda y, en la menopausia, todavía más.

El estrés y los problemas de sueño también frenan la recomposición corporal y la pérdida de grasa. 
Entonces, nos encontramos en la tormenta perfecta y con la sensación de que, hagamos lo que hagamos, nuestro cuerpo no responde y que ya no hay vuelta atrás.

Qué hacer si quiero adelgazar en la menopausia

Primero, dejar de pensar en adelgazar. Olvídate del número que marca la báscula y empieza a pensar en composición corporal, en funcionalidad corporal o en energía corporal.

Lo que indique un número en la báscula no te define. Tu identidad se forja por tus creencias y pensamientos, eso te lleva a sentir de una manera y a actuar en consecuencia. 

Si crees que no eres capaz de cambiar tus hábitos, jamás los cambiarás, siempre fracasarás. 

Porque, tal y como lo veo yo, el gran problema en esto de la salud es que nos enfocamos en el lugar equivocado.

Nos enfocamos en el resultado. En el peso. En un número en la báscula. En la talla de pantalón. En lugar de enfocarnos en la persona en la que me tengo que convertir para que mi cuerpo haga ese cambio hacia un estado óptimo (ni siquiera voy a decir saludable)

En algún lugar escuché una frase que me hizo ver todo esto de la salud y el autocuidado desde otra perspectiva: “haces lo que haces por quien crees quién eres”.

Resulta que antes de hacer algo o de tomar una decisión, tenemos tres pensamientos a nivel inconsciente: 

¿Qué tipo de persona soy?

¿Qué tipo de situación es esta?

¿Qué hace una persona como yo en una situación así?

Por eso es tan importante empezar por quién quieres ser, por cambiar lo que crees de ti, en lugar de comenzar por qué hacer. Es el famoso SER-HACER-TENER que tanto se trabaja en el desarrollo personal. 

Así que la pregunta es, ¿quién quieres ser para hacer lo necesario para tener salud? 

Por qué fracasan las dietas

Por eso las “dietas” fracasan. Por eso tanta gente que empieza el gimnasio o a “comer saludable” el 8 de enero lo deja a mitad de febrero. Porque en su discurso interno siguen siendo personas a las que no les gusta el deporte, que odian cocinar, que no disfrutan moviendo su cuerpo o comiendo un plato de verduras y pescado, que se sienten juzgados cuando van con ropa deportiva o se piden una cerveza sin alcohol.

Así que, volviendo al inicio de este post, si verdaderamente quieres recuperar tu cuerpo en la menopausia, pregúntate: ¿qué hace una mujer que se cuida en la menopausia? ¿Cómo se alimenta? ¿Cómo y cuánto se mueve? ¿Qué rutinas de descanso tiene? ¿Cómo gestiona su estrés? 

Puedo ayudarte a recuperar tu cuerpo en la menopausia

Si necesitas que te ayude a resolver estas cuestiones, acabo de abrir las inscripciones para Energía Renovada, mi programa grupal para ayudarte a recuperar la energía y tu cuerpo en la transición y en la posmenopausia. 

Ahora mismo estoy seleccionando a las mujeres que formarán parte del grupo. Si quieres entrar, completa este cuestionario y si das el perfil me pondré en contacto contigo. 

Recuerda, te mereces sentirte bien. Te mereces volver a ser tú. 

Gracias por leer. 

Un abrazo,